jueves, 29 de septiembre de 2011

Sátira del amamantamiento

Me ha parecido genial este texto que he leído en el blog de Cozybebe... (lo comparto, gracias Ana!)

Ay! qué diferente si amamantaran los hombres...! La verdad es que me he partido de la risa leyendolo, pero al rato se me ha quedado un regustillo amargo... no sé porqué... :L


En otro planeta, un hombre joven se preparaba para su primera experiencia sexual. Estaba nervioso, ya que nunca habia hablado con alguien que hubiera tenido éxito. Así que decidió preguntarle a algunos de sus amigos sobre sus experiencias.


"Yo quería hacerlo, de veras!" exclamó uno de sus amigos, "pero mi doctor me dijo que mi pene era demasiado pequeño".


"De veras?" interrumpió otro amigo, "pero si mi doctor me dijo que el mio era demasiado grande!"

"Yo también lo deseaba, pero resultó que no tenia suficiente para satisfacerla", dijo otro.

"Yo nunca quise. Es tan desagradable! Me sentiría como si fuese un animal o algo parecido. Yo se que dicen que el pene es el mejor, pero todas las mias fueron excitadas artificialmente y todas estaban contentas y satisfechas", dijo el más viejo en el grupo.


"Tu no te habías divorciado 7 veces?" le pregunto el joven.
"Si, pero eso no tuvo nada que ver", este le contestó.


"Yo escuche que uno tenía que prepararlo para hacerlo más fuerte antes de hacerlo...tu sabes, restregándolo con una toalla o algo así", dijo uno de los amigos.


"Y al principio no puedes hacerlo por más de unos minutos, o te laceras".


"Mi primo dijo que era extremadamente doloroso. Su pene se agrietó y sangró. El solo duró un par de días. Gracias a Dios que hoy tenemos alternativas" dijo el amigo que era demasiado pequeño.


"Yo tengo un amigo que si lo hizo", dijo uno, casi murmurando. "Pero a mi me pareció que era demasiado trabajo. Cada vez que le hablaba me parecía o que acababa de terminar o estaba a punto de hacerle el amor a su esposa. Yo le dije que era claro que no la estaba satisfaciendo o ella no lo pediría tan a menudo. Yo le dije que el la necesitaba suplementar con un vibrador. Pero el no quiso."


"Bueno, yo de veras que deseo tratarlo", dijo el joven.


"Bueno para ti!" le dijo su amigo que era demasiado grande. "Pero mantenla en un horario o te manipulará".


El joven estaba tan confundido que decidió hablarle a su médico sobre el asunto.

"Yo entiendo tu preocupación", le contestó el médico, colocando su mano sobre el hombro del joven.

"Muchos hombres, especialmente los primerizos, no pueden satisfacer las necesidades de sus mujeres con sus penes.

Tomar clases y leer libros no parece ser de ayuda. Luego de muchos esfuerzos la mayoría de los hombres simplemente no pueden.

Se le conoce como sindrome de poco pene. Yo sé que tu deseas tratar, y pienso que es formidable, pero dejame enviarte a casa con este vibrador por si acaso. Mira, es virado de un ángulo especial para asegurarte de que lo hagas en una posición semi-sentada".


El joven agradecido se llevo el vibrador a su casa y pensó en todo lo que le habían dicho. Cuando llegara el momento el estaba determinado a hacerlo de forma natural.


El estaba nervioso y excitado. Trató de hacer todo bien. Miró el reloj y paró exactamente en los minutos que le habían recomendado. El evento fué una humillante falla. Su mujer estaba frustrada y molesta. El no lo podía comprender. Hizo todo lo que le habían recomendado. Su compañera le dijo que lo amaba y que sus caricias eran suficientes, y que juntos aprenderían a hacerlo bien. Pero la segunda vez que ella mostró interés el joven pensó, "Solo esta vez usaré el vibrador. No puedo aguantar la idea de que ella se quede insatisfecha".


Pero nadie le había informado sobre el peligro de confusión de pene. Pronto ella desarrolló una preferencia por el vibrador y rechazó el pene por completo. De un modo, el lo prefirió así también. Si el necesitara salir de vez en cuando cualquiera la podría satisfacer.


Y aunque él escuchó que el debía aguantarla entre sus brazos cada vez, para promover el enlace, se le hizo cada vez más fácil dejarla en una esquina con el vibrador mientras el hacía sus diligencias.


Era importante para el mantenerse ocupado. Si dejaba pasar un tiempo para sentir, siempre se sentía triste. Ser un buen amante no era lo que el esperaba. El quería estar lejos de su mujer. El resentía sus demandas y se sentía que no era el adecuado para llenar sus necesidades. La cercanía que el había soñado nunca se desarrolló.


Un día el joven tomó suficiente valor para preguntarle a su amigo por el número del hombre que el conocía que lo había hecho.


"Hola" dijo el joven. "Me dió tu número un amigo. Deseo obtener información de como hacer el amor. No pude hacerlo con mi primer amante y si tuviese otra, me gustaría hacerle el amor yo mismo".


"Cuanto lleva tu relación", preguntó el hombre del teléfono.
"Solo unos meses", contestó tristemente el hombre.
"Te gustaría hacerle el amor a tu esposa ahora? Nunca es tarde!" le dijo el hombre.
"De veras tu piensas que puedo?" le preguntó el joven. Se sintió con esperanzas por vez primera en mucho tiempo.


Ellos hablaron un rato y el hombre lo invitó a las reuniones de La Cosa League (La Cosa es en ingles The Thing, que significa pene). La Cosa League era un grupo dedicado a proveer apoyo e información a hombres que deseaban hacerle el amor a sus mujeres.


El estaba asombrado de cuántos hombres estaban haciéndolo y estaba siendo apoyado por hombres que habían sobrepasado muchos obstáculos para satisfacer a sus esposas.


"Que necesito hacer?" dijo el joven bien determinado.
"Lo primero que debes hacer es deshacerte del vibrador". El joven no sabia como responder. Una roca de nervios se formó en su estomago. "No puedo..."
"Tu mujer va a protestar un poco, pero ser perseverante. Ella pronto se acostumbrará a tu cuerpo".
"Qué si no puedo satisfacerla?" preguntó el joven.
El líder le aseguró que aún si le tomaba un tiempo, con la práctica este no tendría ningun problema.
"Bueno, que tan a menudo, y por cuanto tiempo?"
"Mira las señales de ella" le respondió uno de los hombres. "Mira a tu mujer y no al reloj". Su mente viajaba mientras iba a su casa. Pensaba en todo lo que escuchó. Como es que nadie le habia hablado de esto antes? Parecía tan radical, pero de alguna forma le parecía bien.


Al principio su mujer no estaba interesada en cambiar. Ella le protestó cuando este le ofreció el pene. Lo rechazó en frío.


Pero con paciencia y perseverancia eventualmente lo aceptó. El estaba sorprendido que una vez ella lo aceptó parecía que no lo quería dejar ir. Nunca se había sentido tan orgulloso en toda su vida. Lo había logrado!
Le había hecho el amor a su mujer con su propio cuerpo!


La proxima vez que su mujer le pidió el vibrador él gentil y amorosamente le ofreció su pene. Ella protestó un poco pero rápido lo aceptó. El estaba más excitado que la primera vez. A el joven le había preocupado que la vez anterior fuese solo suerte, pero ahora creía que si lo podía hacer. Para su deleite, su mujer nunca pidió el vibrador de nuevo.


La transformación en su actitud hacia su mujer era remarcable. El joven nunca más resintió el hacer el amor a media noche.


Sentía un vínculo con ella que ni siquiera conocía. No quería que otras personas la satisfacieran, y no quería irse lejos de ella.


Su actitud sobre el mismo también había cambiado. Se sentía tan confidente y tan calmado. El no era inadecuado ni reemplazable.


Le dolía al pensar en todos los hombres que no conocían lo que el ya sabía. Pero se sentía más triste por las mujeres.


Mientras miraba a su mujer sobrevivir solo de su amor su entusiasmo por hacer el amor creció más y más.


Un día mientras hablaba con sus amigos alguien comenzó a hablar sobre lo último en vibradores. Ellos discutían los méritos de la nueva herramienta cuando el excitadamente dijo, "Nosotros tiramos el nuestro".
El cuarto se quedó silencioso.
"Qué?" preguntó el amigo con el pene muy pequeño.
"Hemos tirado el vibrador", volvió a repetir.
"Y que usan entonces?" preguntó su amigo con el pene muy grande.
"Yo le hago el amor yo mismo", le contestó el joven.
"Duele mucho?"
"Te arrepentirás".
"O no! No te estarás juntando con esos fanáticos de La Cosa League?" , preguntó su amigo que no podía.
"No son fanáticos", dijo calmadamente el joven. "Ellos me dieron mucha buena información. Estoy contento con mi decisión".


Los hombres se echaron a reír. "Lo próximo que escucharemos es que va a dejar de afeitarse", bromeó el divorciado.
"O la va a dejar dormir en su cama", bromeo otro.
"Tu si que lo has hecho ahora", dijo el del muy pequeño.
"Que harás si te tienes que ir por un tiempo? Y debes desear que no comience a morder!"
"Preparate a perder tu vida." , le advirtió el divorciado.
"Tu cerebro se convertirá en cebada".


El joven pensó en todo esto y se rió dentro de si. El no sentía que estaba perdiendo nada, especialmente cuando miraba todo lo que había ganado.


"Sabes, creo que a mi me gusta tanto como a ella".
"Hombre, tu si que eres radical".


Traducción del inglés por Carmen Cabrer
Escrito por Janis Honea (701) 582-2822 Winter 1997, Volume 48
"No me había reido tanto desde que leí el libro Breastfeeding Matters de M. Minchin. " (Carmen)

Ains... hay algo comparable a esta sensación?:

lunes, 26 de septiembre de 2011

A esto lo llaman conciliar...

Menos mal que con el sueldo del Pirata podemos vivir los tres... (por ahora)
Menos mal que en agresta  tenemos un par de meses de baja extra...
Menos mal que en la coope no hay ninguna objección a que coja una excedencia...

La garrapatilla tiene ya 6 meses y yo sigo en casa con él... Pero es que se me pone un nudo en el estómago como a Ira cada vez que pienso que mi peque podría estar metido en una guardería, y yo delante de un ordenador, solo pensando el uno en el otro...

Después de 3 meses que el peque ha estado ingresado en el hospital durante los cuales yo he tenido permiso pero el Pirata no..., ah, porque se deben pensar que una sola persona es capaz de sobrellevar la estancia de "nada incluido" durante 3 largos meses de ingreso de un bebé recién nacido, bueno mujer, pero si no hace falta que estés aquí todo el día, ya estamos nosotros, tú lo que tienes que hacer es descansar... (comoloyes), pues claro, ha tenido que cogerse la mitad de mi baja, todo lo que ha podido, osea 2 meses más o menos para poder estar conmigo, para que yo no estuviera sola en la pelea diaria con el personal sanitario, para que yo pudiera dormir algunas horas, para llevar y traer comidas... Bueno, pues después de 3 meses de ingreso sin haber disfrutado de nuestro hijo en casa, a mí me quedan 2 mesinos de baja, (dos!). Y su papi que tuvo que gastar la mitad de sus vacaciones en una lujosa estancia hospitalaria...

Hace un mes que mi niño se hubiera tenido que empezar a quedar en una guardería, y a mí... es que me da la risa, vamos. Quesque me empiezo a reír y no paro. Vamos, que se necesita maquinaria pesada para venir y separarnos, oiga. Y que la echaremos larga. Bendita excedencia...

Eso sí, medallas en conciliación, las que quieras. Va y dice el Valeriano que "para alcanzar la conciliación entre la vida laboral y personal en España, "todos" los niños deben estar escolarizados "inmediatamente" después de nacer. "Si tuviera que elegir una sola medida por encima de todas las demás para estimular la igualdad y, al mismo tiempo, la eficiencia de una economía, la capacidad, la producción y la riqueza a medio y largo plazo, esa sería que todos los chicos pudieran estar escolarizados inmediatamente después de su nacimiento". Yo es que me troncho. Mira que le contestaría, pero es que no lo haría mejor que Violeta, o Ileana, o Louma, o Mónica, o Vivian, o Silvia, o tantas otras...

Lo que sí podemos hacer es empezar a luchar juntas para que esto cambie. Solo hay que empezar a organizarse, y ya lo estamos haciendo aquí! Unete y luchemos juntos por una CONCILIACION REAL YA!



martes, 20 de septiembre de 2011

Alucinando con el enano

Pues resulta que el otro día buceando en la blogosfera maternal me topé con esta entrada en el blog de Mimos y Teta sobre el control de esfínteres.
Mi pequeño tiene 5 meses y medio (¡cinco meses y medio!) y yo por ahora no me voy a incorporar a trabajar así que con algo de escepticismo pero mucha ilusión decidí probar... y estoy a-lu-ci-nan-do.

Os animo a leer la entrada, pero más o menos un mini-resumen sería este:
"...Un bebé normal y con buena salud es totalmente consciente de las funciones fisiológicas de eliminación de su cuerpo y puede aprender a responder a ellas desde muy pequeño. Utilizando pañales, le condicionamos y, entonces, le enseñamos a ir en ellos. Más adelante deberá desaprenderlo, y esto puede confundirle y ser la causa de una experiencia muy desagradable.

Un bebé hace todo lo que puede para comunicar esta conciencia de lo que le ocurre, pero, si no escuchamos, dejará de hacerlo y gradualmente perderá la conexión con sus funciones fisiológicas. Se le condiciona a no preocuparse y a aprender que queremos que use el pañal como inodoro...","...es un trabajo en equipo, algo que hacéis juntos a través de una comunicación muy estrecha y con confianza mutua. No es algo que estás haciendo a tu bebé y no es algo que él pueda hacer sin ti. Si tienes fuerza de voluntad y puedes, y tu bebé está sano, el bebé está listo para empezar..."

Pues bien, ahora paso a relatar lo que llevo viendo estos tres días que llevamos haciendo esto.
Nada más leerlo, esa misma tarde, puse al pequeñajo en vilo sobre la palangana, hice bssssbssssbssssbsss, et voilà!! 
Se me salían los ojos de las órbitas y pensé... qué casualidad, qué bueno!.
Cuando 4 o 5 veces hasta la cena repetimos este proceso y cada vez que lo ponía hacía pis, empezamos a pensar que esto realmente funciona.
Esa misma noche, mojó algo el pañal, pero por la mañana cuando empezó a bracear y a dar vueltas en la cama me lo llevé al baño y... premio! Su primera caca en palangana, juas! Su padre no daba crédito!

Ayer en todo el día no mojó un solo pañal, ni siquiera en los paseos de casi dos horas que dimos por la calle.

Y seguimos alucinando, porque esta mañana, a las 6 de la mañana después de toda la noche mamando a ratitos, se ha empezado a mover y al llevarlo, sorpresa, un pis gigante y el pañal, seco! Y a las 7, premio igual que la mañana anterior!!

Vamos que solo llevamos 3 días pero es que no ha mojado un pañal desde el primer momento... 

Después de darle vueltas, la verdad es que tiene sentido... de la misma manera que se nos presiona para que compremos leche de fórmula (que la de mami no da beneficios a ninguna empresa), pues dodot & company nos han hecho creer que nuestros niños no saben controlarse, y que les necesitamos! Nos creemos que mean de forma continua en el tiempo, y... no! Mean igual que nosotros, después de comer, después de una siesta... Nos han hecho engañarles con un pañal que no les permite notar que están húmedos y les hacemos aprender que queremos que hagan pis ahí, y descontrolen sus esfínteres cuando ellos ya los controlan. Y luego, claro, toca enseñarles a re-aprender algo que ya sabían.

Y es que ultimamente me ando (me ando, juas! me ha salido sin querer!) haciendo muchas preguntas, no me creo nada de lo de "es así de toda la vida", "en mis tiempos se hacía así" y cosas de esas. 

Y en ese sentido, los brazos, la lactancia, el colecho... todas esas cosas en que vamos llevando la contraria a la mayoría por permitir que sean nuestro bebé, nuestros instintos y la naturaleza quienes nos dirijan, son más conocidos, aún siendo minoritarios ya hay un fuerte movimiento en esto que es la crianza con apego.
Pero... y si con los pañales pasara lo mismo?
Para quién son cómodos los pañales? Para los niños seguro que no...
Cuánto dinero gastamos en pañales? Menudo chollo...
Cuánta basura generamos? Ufff
En este sentido hay ahora un empuje fuerte de los pañales de tela, pero, y si podemos ir más allá?
Nosotros estamos decididos a probarlo, y por ahora, en tres (3!) días, ya estamos alucinando con nuestro pequeñajo de cinco meses y medio...

domingo, 18 de septiembre de 2011

El maltrato sutil

Aquí dejo un pequeño video que me ha encantado...
Me llama la atención cómo recibimos este mensaje desde pequeños, sin darnos cuenta, tantas veces, de boca de la gente, en la tele, las revistas, la publicidad infinita... a veces incluso de gente muy cercana que nos quiere... Cuántas veces este mensaje nos pasa inadvertido... Bueno, el primer paso es darse cuenta para empezar a dar la vuelta, no?
Me quedo con la frase final... :)

Nos gusta dormir juntos

Amo ser tu almohada: 10 razones para practicar el colecho

Amo Ser Tu Almohada: 10 razones para practicar el colecho es un Carnaval de Blogs iniciado por Amor Maternal para tratar de romper con el tabú social que existe en torno a dormir con los hijos, dar a conocer esta opción tan sana y natural como agradable tanto para el niño, como para sus padres y proporcionar información fiable y experiencias personales al respecto.

Para nosotros está siendo todo un descubrimiento... Qué gozada dormir los tres juntos, cuánto disfrutamos... Parece que después de todo el día juntos, no veo otra manera de acostarnos por la noche que no sea pegaditos, no me imagino ni siquiera cómo sería tener que ponerlo en una cuna, o peor aún dejarlo en otra habitación... Me gusta mucho dormir con mi pareja, me siento bien, me relaja... y ahora que tenemos este chiquitín, a los dos nos gusta dormir con él, y a el con nosotros! Así que ahí va:
  • Por eso, porque nos gusta a los tres.
  • Porque la naturaleza lo ha previsto así, el cuerpo nos lo pide y nos resulta antinatural no hacerlo de este modo.
  • Porque si yo fuera él querría que fuera de esta manera, y no querría estar en otro lugar yo sola.
  • Porque sabemos que para él es más saludable, duerme más tranquilo, no llora, se siente abrazado, querido, siente que en esta familia somos tres.
  • Porque ahora que aún necesita comer mucho por las noches, es más fácil para todos si estamos juntos, sólo nos juntamos un poquito más y ala, teta al canto. Y a seguir durmiendo.
  • Porque nosotros descansamos mejor, dormimos más y no tenemos que andar levantandonos por las noches.
  • Porque nos encanta quedarnos obnubilados mirandole dormir relajadito y escuchar su respiración.
  • Porque levantarnos juntos por las mañanas y mirarnos y empezar a reírnos y a charlar no tiene precio.
  • Porque a veces escuchas una carcajada en medio de la noche y entonces te partes de la risa :D
  • Y porque nos da la gana!!


jueves, 15 de septiembre de 2011

Bolitas de zanahoria y calabacín

Sano y Delicioso de Amor Maternal
"Sano y Delicioso es un carnaval de blogs de Amor Maternal en donde compartimos recetas sanas, trucos de cocina y/o fotos de comidas deliciosas para darnos ideas de qué cocinar, y recopilar entre todos nuestras recetas preferidas"

Buceando una buena mañana en uno de mis blogs de cocina preferidos, El Comidista, de Mikel López Iturriaga (sí, el hermano del subcampeón olímpico en el lejano 1984...) encontré esta receta perfecta para un aperitivo diferente y relativamente ligero que a María le encanta.


Para ella hacen falta los siguientes ingredientes:
  • 1/2 calabacín grande
  • 4 o 5 zanahorias medianas
  • 1 cebolleta (o media cebolla o medio puerro)
  • unas hojas de salvia
  • un huevo
  • pan rallado (en la receta original dice 2 cucharadas, yo suelo echarlo a ojo)
  • sal
  • pimienta
Aunque otras veces las he acompañado con salsa de pimientos o las hemos tomado sin salsa, que también están muy buenas, esta última vez las acompañé con una salsa de yogur, cuyos ingredientes son:
  • un yogur (con uno griego queda más cremosa)
  • zumo de medio limón (más o menos según el gusto de cada uno)
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal
  • pimienta
  • un par de hojas de menta secas (o cualquier otra hierba aromática, ya sea fresca o seca)
Y ahora, el modo de preparación

  1. Lo primero de todo es rallar el calabacín, salarlo, envolverlo en un trapo y colocarlo en un bol para que vaya soltando líquido durante aproximadamente media hora.
  2. Mientras el clabacín escurre, se ralla la zanahoria, se pica la cebolleta, se rehoga esta última hasta que se pone blanda y se saca de la sartén bien escurrida.
  3. Una vez haya soltado el líquido el calabacín, se escurre y se mezcla en un bol con la zanahoria y la cebolleta, se añade el huevo, la salvia picada y el pan rallado y se mezcla todo bien.
  4. Con la pasta resultante de esta mezcla se van haciendo bolitas que se fríen con fuego medio-alto y se sacan a un plato con papel absorbente.
Para la salsa de yogur echar el yogur en un cuenco, añadirle el aceite, el zumo de limón, la sal, la menta y un poco de pimienta y remover.

En esta última ocasión se me olvidó el paso de la cebolleta y las bolitas quedaron la mar de buenas también, así que si a alguien no le gusta la cebolleta o está perezoso a la hora de rehogar, puede prescindir de ella tranquilamente.


Hasta aquí la segunda receta del recetario de cocina del pirata garrapata.

domingo, 11 de septiembre de 2011

Mi nuevo maestro

"10 cosas que he aprendido de mi hijo es un carnaval de blogs cuyo propósito es hacernos reflexionar, compartir, reír, emocionarnos y facilitarnos una mirada en retrospectiva acerca de cuánto hemos aprendido desde que emprendimos el camino de la maternidad."

10 cosas que he aprendido de mi hijo


Hacía tiempo que no iba a clase a aprender, y resulta que de un tiempo a esta parte he descubierto al mejor maestro que he tenido nunca. Y me lo he encontrado bien cerca! Cada día este pequeñín me enseña cosas que me dejan alucinada...
  • Estoy aprendiendo a vivir en el presente. No importa si hace un rato reíamos o llorábamos, no sabemos qué pasará en dentro de un rato, estoy aprendiendo a disfrutar de ESTE momento.
  • Estoy aprendiendo a vivir la vida desde cero, conociendo los impulsos más instintivos, las necesidades más vitales, y aprendiendo a descartar esas otras absurdas "necesidades" que tengo aprendidas.
  • Estoy aprendiendo, aunque cuesta, a vivir sin prejuicios. Cada día aprendo de su mirada limpia hacia todo y todos.
  • Estoy aprendiendo a confiar de verdad en nuestra naturaleza, la suya y la mía. No en reglas, costumbres, consejos ni relojes.
  • Estoy aprendiendo la necesidad que tenemos de tejer redes y vivir en tribu, y lo difícil que es hoy en día (y eso a su vez me ha llevado a aprender que es posible no ser informática y tener un blog, juas) 
  • Estoy aprendiendo a valorar las cosas más pequeñas, las que uno ya no se fija, pues pueden encerrar grandes sorpresas.
  • Estoy aprendiendo a mirar las cosas desde la perspectiva de quien no las conoce. Las formas y colores que no veía porque estaban escondidas, como la locura de mirar el contraste de un árbol con el cielo.
  • Estoy aprendiendo canciones por un tubo.
  • Estoy aprendiendo a priorizar lo importante y no lo urgente.
  • Estoy aprendiendo a superar mis propias limitaciones. Por él soy capaz de llegar muy lejos, mucho más de lo que hubiera imaginado. No hay perezas, no hay "no puedos", no hay verguenzas, no permito ningún "es pequeño, no pasa nada", ni "total es un momento, luego no se acordará", ni "mujer no es para tanto", no hay complejos por ser "exagerada", "maniática", "rara", ni por "malcriarlo", "dejar que se acostumbre" a mis brazos, a dormir con nosotros, a que sea él quien marque nuestro ritmo. Cada día más me siento como una leona con su cachorro y me gusta.
  • Estoy aprendiendo que puedo seguir aprendiendo cada día cosas nuevas sólo estando a su lado.

Una flor roja con el tallo verde

Ahí va un relato que he leído y me ha gustado, de una flor roja con el tallo verde:

"Una vez un niño fue a la escuela. Él era bien pequeño. Y la escuela era bien grande. Una mañana, cuando hacía poco que él estaba en la escuela, la maestra dijo:
¨ Hoy vamos a hacer un dibujo.
¨ Bien –pensó él.
A él le gustaba dibujar. El podía hacer todas las cosas: leones y tigres, gallinas y vacas, trenes y barcos..., y tomó su caja de lápices y comenzó a dibujar. Pero la maestra dijo:
¨ ¡Esperen! ¡No es hora de comenzar!
Y él espero hasta que todos estuviesen preparados.
¨ ¡Ahora! –dijo la maestra- Vamos a dibujar flores.
¨ ¡Bueno! –pensó el niño.
A él le gustaba dibujar flores con lápiz rosa, naranja, azul. Pero la maestra dijo:
¨ ¡Esperen! Yo les mostraré cómo se hacen. ¡Así! –dijo la maestra, y era una flor roja con tallo verde.
¨ ¡Ahora sí! – dijo la maestra -. Ahora pueden comenzar.
El niño miró la flor de la maestra y luego miró la suya. A él le gustaba más su flor que la de la maestra. Pero él no reveló eso. Simplemente guardó su papel e hizo una flor como la de la maestra. Era roja, con el tallo verde.

Otro día, cuando el niño abrió la puerta de afuera, la maestra dijo:
¨ Hoy vamos a trabajar con plastilina.
¨ ¡Bien! –pensó el niño.
El podía hacer todo tipo de cosas con plastilina: víboras y muñecos de nieve, elefantes y rabitos; autos y camiones... Y comenzó a apretar y amasar la bola de plastilina, pero la maestra dijo:
¨ ¡Esperen! No es hora de comenzar. Y él esperó hasta que todos estuviesen preparados.
¨ ¡Ahora! –dijo la maestra- nosotros vamos a hacer una víbora.
¨ Bien, pensó el niño. A él le gustaba hacer víboras. Y comenzó a hacer unas de diferentes tamaños y formas. Pero la maestra dijo:
¨ -¡Esperen! Yo les mostraré cómo hacer una víbora larga.
¨ Así! –dijo la maestra.
¨ Ahora pueden comenzar
El niño miró la viborita de la maestra. Entonces, miró las suyas. A él le gustaban más las suyas que las de la maestra. Pero no reveló eso. Simplemente amasó la plastilina, en una gran bola e hizo una viborita como la de la maestra. Que era una viborita larga.
Así luego el niño aprendió a esperar y a observar; y a hacer cosas como la maestra, y luego él no hacía las cosas por sí mismo.

Entonces sucedió que el niño y su familia se mudaron para otra casa, en otra ciudad y el niño tuvo que ir a otra escuela.
Y justamente en el primer día, que él estaba allí, la maestra dijo:
¨ Hoy vamos a hacer un dibujo.
¨ Bien –pensó el niño. Y esperó a la maestra para que le dijera cómo hacer. Pero ella no dijo nada, apenas andaba por el salón. Cuando se acercó al niño, ella dijo:
¨ ¿Tú no quieres dibujar?
¨ Sí –dijo el niño-. Pero ¿qué vamos a hacer?
¨ Yo no sé, hasta que tú lo hagas –dijo la maestra.
¨ ¿Cómo lo haré? –preguntó el niño.
¨ ¿Por qué?- dijo la maestra- De la manera que tú quieras.
¨ ¿Y de cualquier color? –preguntó él.
¨ De cualquier color –dijo la maestra-. Si todos hiciesen el mismo dibujo y usasen los mismos colores, ¿cómo yo podría saber quién hizo qué, ¿y cual sería de quién?.
¨ Yo no sé- dijo el niño. Y comenzó a hacer una flor roja, con el tallo verde."
Por Helen Buckley

Y es que me ha llegado este texto, porque yo misma también me veo reflejada como fruto de esta educación que pretende hacernos a todos iguales, domesticarnos, no enseñarnos a pensar, a ver las cosas con ojos críticos, a preguntarnos, a desarrollar nuestras capacidades individuales...

Lo del dibujo puede parecer una exageración, pero es que si yo me pongo en situación de pintar una flor para un niño, me saldría... una flor roja con el tallo verde!! Y... cómo dibujar una casa? Pues muy fácil, un cuadrado, un tejado triangular encima, una puerta, una ventana, un caminito serpenteante, un sol y un árbol... no? Espero ser capaz de no coartar la imaginación y la creatividad de mi hijo, y dejar que sea él quien me enseñe muchas formas de dibujar flores y casas, y otras cosas que no sean flores y casas... Porque a mí lo primero que me sale es esto (suena?):

 

sábado, 10 de septiembre de 2011

Risotto verde

"Sano y Delicioso es un carnaval de blogs de Amor Maternal en donde compartimos recetas sanas, trucos de cocina y/o fotos de comidas deliciosas para darnos ideas de qué cocinar, y recopilar entre todos nuestras recetas preferidas"
Sano y Delicioso de Amor Maternal


Así que me voy a estenar en el blog como cocinero de la casa con esta receta, que aparte de estar para chuparse los dedos, puede servirnos para que coman verdura aquellos a quienes no les gusta mucho, como es mi caso :) Es una receta bastante sencilla aunque requiere cierta dedicación, ya que hay que estar removiendo el arroz durante toda la cocción.

RISOTTO VERDE

Los ingredientes para este risotto para dos personas son los siguientes (mejor si son ecológicos):

  • 3 tazas de Arroz (yo uso semiintegral, que es más nutritivo que el blanco, y tarda menos en cocerse que el integral)
  • Media cebolla grande o una mediana
  • Ajo
  • 1/2 vaso de vino blanco
  • 1l de caldo (de pollo o de verduras)
  • 100g de espinacas
  • Perejil
  • Una cucharada de mantequilla
  • 50g de parmesano rallado
  • Sal
Para darle un toque que le queda muy bien se pueden añadir unas gambas o langostinos una vez hecho el risotto.

Preparación:

1.-Cocer las espinacas y triturarlas con su caldo y un poquito de perejil de forma que quede un caldo de un color verde muy intenso. (Si cocemos poco las espinacas conservarán más vitaminas y el color será aún más verde)

2.-Mezclar este caldo con el de ave o verduras y calentar para que esté hiriendo cuando lo vayamos a necesitar.

3.-Mientras se calienta el caldo poner un poquito de aceite en una cazuela profunda (es mucho más cómodo remover el arroz en una olla profunda que en una baja, porque así no hay que estar pendiente de si se sale o no al hacerlo) y echar la cebolla partida en juliana y un diente de ajo picado. Rehogar a fuego medio hasta que la cebolla quede transparente.

4.-Cuando la cebolla esté transparente añadir el arroz, sal y dar unas vueltas hasta que el arroz coja un aspecto nacarado entre blanco y transparente.

5.-Añadir el vino blanco y subir un poco el fuego para que se evapore el alcohol mientras removéis para que se vayan mezclando todos los sabores.

6.-Cuando casi se haya evaporado el vino añadir un par de cacillos de caldo y remover hasta que casi se haya consumido. A continuación añadir otros dos cacillos y seguir el mismo proceso de echar cacillos cuando se consuman hasta que el arroz esté hecho. Probar y añadir sal si lo necesita. Veréis que conforme pasa el tiempo el arroz va quedando más trabado con el caldo. Eso es gracias a ir echando el caldo poco a poco.

7.-Cuando el arroz ya está blando, separar la olla del fuego, añadirle la mantequilla y el queso y remover.

Y ya tenemos el risotto!!

Si queréis añadirle las gambas o los langostinos (Muy recomendable)

1.- Echad un chorrito pequeño de aceite en una sartén. Cortad un diente de ajo en láminas y echadlo.

2.-Cuando el ajo empiece a dorarse echad las gambas o los langostinos pelados y dadles una vuelta por la sartén (2 minutillos por cada lado, que se hacen enseguida).

3.-Servid el risotto en los platos y colocad las gambas y los ajos por encima.

Y a disfrutarlo!

viernes, 9 de septiembre de 2011

Nuestra lactancia


La Lactancia Materna es Mucho Más que Leche es un Carnaval de Blogs iniciado por Amor Maternal para celebrar la Semana Mundial de la Lactancia Materna e invitar a la reflexión acerca de todas las dimensiones en las cuales podemos concebir la lactancia materna, todos los ámbitos de la vida en los cuales puede afectar tanto al ser humano, como a la sociedad, al planeta, las relaciones interpersonales, etc.  

La Lactancia Materna es Mucho Más que Leche

Acabamos de estrenarnos con este blog y tengo aún pendiente escribir sobre mi embarazo, mi parto, el eterno ingreso de nuestra garrapatilla en el hospital, y nuestra pelea por la lactancia, pero aprovecho esta entrada para reivindicar la lactancia materna, el derecho del niño a ser amamantado y de la madre a amamantar, a demanda, en cualquier lugar, sin miradas ni comentarios de desaprobación y hasta que el niño lo desee, a que reciban el apoyo necesario en los hospitales, a que no se interfiera en ella...

Nuestra experiencia con esto ha sido complicada... Estábamos muy informados sobre este tema antes del parto y estábamos decididos a darle teta a nuestro pequeñín. Íbamos a tener un parto en casa y todo iba a ser mucho más fácil, pero finalmente el peque nació en La Paz, con una cardiopatía, en un parto medicalizado, fuimos separados nada más nacer, tuvo que vivir tres semanas en una cuna de un box de la unidad de neonatología junto con otros 5 niños y padres, y yo en pleno posparto y con la episiotomía viviendo en una silla junto a la cuna y durmiendo en casa por las noches, aguantar consejos y no consejos sobre lo que debíamos hacer y no hacer, aguantar ver cómo le daban biberones hasta que a mí me subió la leche, aguantar juicios sobre los peligros de tener al niño en brazos (allí no parecían entender que el contacto con el bebé a mí me ayudaba con la subida de la leche, entre otras cosas), pelear con el sacaleches en casa llorando echándole de menos, aguantar el dolor del sacaleches en los primeros días, tragarme la sensación de ridículo por ir con una jeringuita diminuta con el poco calostro que salía para dársela, pedir un traslado a una habitación en el hospital para poder estar juntos mientras esperábamos la operación, enfrentarnos a la lactancia ya solos, sin gente incordiando pero llenos de cables y en un sillón horrible hasta el mes y medio, vivir el disgusto de la operación y tres semanas más en la uci viéndonos dos veces al día y el resto del día en casa con el sacaleches, deshaciendo dolorosas bolas en las tetas producidas con el sacaleches gracias a unas buenas amigas que me dejaron a sus pequeñines varios días cuando ya no podía más (no tengo palabras para agradéceroslo, Marta, y Cielo), y vuelta a vivir al hospital a la planta después del posoperatorio otra vez llenos de cables de vías y drenajes en una habitación compartida, sin poder ponernos más que en una postura en el sillón o de pie, y continuando con la vida en un lugar público expuestos a todo tipo de comentarios y supuestas ayudas que no hubieran hecho sino echar por tierra nuestra lactancia ("no comió bien? quieres un biberón?").
 
Pues bueno, tras casi tres meses de ingreso, hoy mi chiquitín tiene ya 5, y estamos en casa felices y disfrutando de nuestra lactancia, que nos ha costado pero que no cambiaríamos por nada. Porque nos mantiene unidos. Definitivamente la leche materna es más que la leche, es más que su comida, es nuestro momento, nuestro rato juntos, nuestras miradas, nuestra salud, nuestro orgullo. Y que nos dure. Lo que nos dure. Hasta que él quiera. Me hace feliz ofrecérselo, me siento bien, me siento orgullosa de haberlo sacado adelante.

Y no quiero dejar de animar a todas las que quieran hacerlo. Porque pueden. Podemos. Y nuestros niños se lo merecen.

Ha hecho falta mucha determinación, muchas ganas, mucha información (de la buena), y mucha ayuda. Gracias otra vez Marta y Cielo, gracias Ana D. por venir al hospital a verme sin conocerme, gracias Maricruz (fue un lujo conocerte), gracias Susana Ares, gracias Anabel, Virginia y Marina, gracias chicas de EPEN, gracias chicas del foro de ceutilacta, gracias Icíar por aquel masaje, gracias Mamá, Ana, Mariluz y Manuel, y gracias Javi por apoyarnos y protegernos. Hay un poquito de todos vosotros en esto...

Esperando

La primera salida es pensar que qué mala suerte, que porqué a nosotros, que porqué a otra gente no les ocurre… te ves en una situación en la que no pensabas verte… “pobrecitos…a mí no me pasará eso”, “cuando queramos quedarnos embarazados será todo sencillo, el trabajo que hay que hacer está claro ;) no?, “uno hace lo que tantos libros enseñan y listo”…
Luego, cuando coges distancia, te das cuenta de que no eres el único, de que cada vez cuesta más, de que hay muchas parejas sumidas en esa angustia inconfesable que es no poder quedarse embarazados… Y es un tema tan complicado… No se habla de esto, no se comenta, se deja para la intimidad de la pareja, no es fácil asumir que eso te está pasando, es algo así como reconocer que no estás a la altura, o enfrentarse a algo que no podemos manejar, acostumbrados como estamos a conseguir lo que sea a golpe de dinero. No, esto no se consigue con dinero, la vida no se compra. La vida llega, y no la puedes obligar. Y a lo mejor no quiere contigo, o a lo mejor es que aún no estás preparado…
La situación se complica con el paso del tiempo, porque al principio no entiendes, y luego, según pasan los meses y los ciclos van pasando, te sumes en una montaña rusa en la que cada 15 días te mueves entre la ilusión de confiar en que “seguro que esta vez sí”, y el bajón de esa primera molestia en la tripa que te dice que por ahora todo seguirá igual. Y cada mes una pequeña depresión que llega con la regla, y que a la vez limpia, y prepara el terreno para una nueva ilusión… Y en esta montaña rusa llegan noticias… “pues mi prima se ha quedado embarazada”, o “tenemos que contaros una cosa, estamos embarazados!” (y tú tienes que poner cara de que te alegras mientras se te pone un nudo en la garganta y se te humedecen los ojos pero no puedes decir nada…)
En la pareja, las cosas cambian… cada uno vive su particular montaña rusa, y no siempre van a la par, y con el tiempo, se van viendo cada vez caras más tristes, que quieren esconder pero no pueden del todo la impotencia, el desánimo, el cansancio de tanto subir y bajar… Y cada vez la caída es más abajo, pero cada vez sigue llegando la ilusión 15 días después, la vida se convierte en un torbellino de emociones, que además debe permanecer oculto a los ojos de los demás. Por supuesto con el paso del tiempo la vida sexual se resiente, porque pasas de disfrutar sin pensar en nada más, a incorporar a la dinámica fechas, momentos, ahoras, “no me apetece mucho pero venga”… y otros, que no hacen sino abundar en esta tormenta de emociones. Y dejas de hacer planes, y no coges un avión “por si acaso”, y no te atreves a bucear, a esquiar, y a tantas otras cosas “por si acaso”…
Y dos años así se hacen largos… Porque es mucho lo que pones en ello. Es mucha la ilusión en cada luna, y mucha la desazón con cada regla. Y porque no se trata de reservar unas vacaciones, ni de comprarse una tele más grande. Hablamos de tener un hijo, de cambiar tu vida, de formar una familia… ese cambio tan importante al que te puedes abrir pero no sabes cuándo llegará. Y son muchos los embarazos que te cuentan en todo este tiempo. Y no sabes con quien hablar de esto, ni siquiera sabes si quieres hablar de esto.
Bueno, hoy estoy tranquila escribiendo esto mientras mi chico y mi pequeño de cinco meses duermen, ahora es fácil. Pero no quiero dejar de hacerlo, porque me sirve para sacar todo eso que hablé tan poco, y porque yo en su día no sabía que no estábamos solos en esto.
Estos dos años han sido muy ajetreados. Al principio uno confía en la espera y en la paciencia, pero solo hasta que llegas a esa peligrosa fecha que dicen que es la media de lo que se tarda (que por cierto, sube y sube). Luego ya te desesperas y empiezas con pruebas, analíticas, búsqueda de problemas donde no los hay, colas en la seguridad social, citas para dentro de 5 meses, esperas interminables, culpas, explicaciones surrealistas a los comentarios de “y vosotros para cuando??”, no comprendes nada. Y no comprendes porqué después de todo ese tiempo, de repente, estás embarazada. Así.
Entonces es cuando te das cuenta. De que no era por nada. De que la espera no ha sido en vano. Porque además de consultas y analíticas, durante todo ese tiempo también han pasado otras cosas. Ese cambio de alimentación, ese cuidarse, aquella terapia para resolver aquel problema, ese giro en la relación de pareja que ahora afronta la vida fuerte y unida, ese aprendizaje, ese darse cuenta de dónde están realmente las cosas importantes. La vida quería llegar, pero no de cualquier manera. Necesitaba que preparáramos el terreno mejor. Y más si la vida venía con una cardiopatía. Nos necesitaba fuertes. Nos necesitaba unidos.

lunes, 5 de septiembre de 2011

Hijos de la vida...

Me gusta este texto de Kahlil Gibran... Me ayuda a interiorizar ese concepto de "acompañar"...

Tus hijos no son tus hijos
son hijos e hijas de la vida
deseosa de si misma.
No vienen de ti, sino a través de ti
y aunque estén contigo
no te pertenecen.

Puedes darles tu amor,
pero no tus pensamientos, pues,
ellos tienen sus propios pensamientos.
Puedes abrigar sus cuerpos,
pero no sus almas, porque ellas,
viven en la casa del mañana,
que no puedes visitar
ni siquiera en sueños.

Puedes esforzarte en ser como ellos,
pero no procures hacerlos semejantes a ti
porque la vida no retrocede,
ni se detiene en el ayer.

Tú eres el arco del cual, tus hijos
como flechas vivas son lanzados.
Deja que la inclinación
en tu mano de arquero
sea para la felicidad.

domingo, 4 de septiembre de 2011

Esta vez no pudo ser...

Hola Emilio, 
andábamos ya por la semana 8 o 9, todo iba bien, nada raro, no tuve ningún vómito ni casi síntomas más que un aumento de los pechos, estábamos encantados, teníamos ya claro cómo queríamos llevar el embarazo y el parto y con quién (cosa que unos meses antes nos generaba desazón), hablábamos con él, aún no se me notaba nada en la tripa, pero yo sentía que estaba ahí.
El jueves, apareció una pequeña mancha rosita en las bragas, un susto… pero no pasa nada, es normal, me estoy un poco más quieta pero tranquila, esto suele ocurrir. La hermana de mi amiga Vero tuvo pérdidas y hoy tiene a su niño con ella, así que es normal. Estaremos atentos… por si acaso no fui a trabajar.
El viernes por la mañana fui a trabajar a la oficina, relajadamente, salí pronto y me fui a comprar el libro de “embarazo seguro”, tenía en mente comprarlo en algún momento, y ahora necesitaba saber lo que era propio de un embarazo normal y lo que no, y si esto era un aborto, saber qué iba a pasar para no asustarme, y lo que debería hacer. Había algo de manchado marrón pero muy poco y no tenía ninguna molestia más.
Por la tarde, ya tenía algo de molestia, como de regla pero suavita, y algo de manchado marrón denso que, según el libro y las 800 páginas de internet que he mirado entra dentro de lo normal, estamos preocupados pero tranquilos, no tiene porqué pasar nada, y a la vez, puede pasar porque es muy normal… esperemos que sea otra cosa… Las chicas de elpartoeesnuestro deben estar liadas porque ninguna contesta a mi correo. Estamos un poco despistados así que decidimos llamarte, nos dijiste que podría ser o no, que estuviéramos tranquilos, y que esperáramos. Si queríamos podríamos ir a urgencias, pero nos harían una eco y seguramente un legrado, pero… si todo estaba bien, para qué una ecografía? y si no estaba bien, para qué un legrado antes de tiempo? Decidimos esperar. Vinieron a verme mi hermana y mi tía por la tarde y yo estaba con molestias… a ver qué pasa… no sabemos… ya os diré… ais… ya pasó… pequeñas contracciones pero muy suaves. En ese rato lo supe, tuve la sensación de que realmente no iba bien, esta vida se acababa aquí, pobrecito mío… Estas contracciones ya no son normales.
La noche, tranquila, con contracciones suaves pero duermo de un tirón.
El sábado, los dos en casa solos. Estamos muy tristes, pero seguimos tranquilos. Javi, esto no va bien, será hoy o mañana… Qué bien que es fin de semana y estamos los dos juntos, solos y en casa. El manchado marrón cada vez es menos denso y más rojo. No sé qué pasa pero no termina de decidirse a salir. Cada vez que nos miramos, lloramos, nos abrazamos, nos da pena, no queremos despedirnos de él. No le estamos dejando, pero yo siento que tiene que salir.
Durante media hora Javi tuvo que salir de casa a comprar algunas cosas, en ese rato me dieron unas contracciones más fuertes, a ratos. Estaba sola, en el baño, como cuando me duele la regla. Al volver Javi, la cosa volvió a pararse. Mi vida, ya está, se acabó, no queríamos que pasara pero ha pasado, tenemos que dejarlo ir. De repente nos damos cuenta de que no sirve de nada negarse a admitirlo. Nos abrazamos fuerte, nos despedimos de él, lloramos mucho. Las contracciones empiezan a venir otra vez, más fuertes, aunque menos que cualquier mes. Te llamamos otra vez. Que lo dejemos fluir, que estemos pendientes de ver lo que sale, que estemos tranquilos. Nos relaja saber que estás ahí al otro lado del teléfono, nos sentimos acompañados y tranquilos, nadie alrededor nos dice que vayamos al hospital como en un parto porque nadie sabe cómo funciona esto. Así que vamos a tener nuestro mini-parto en casa, nos va a servir de experiencia y para reafirmarnos en que el día que tengamos un parto queremos que sea en esas condiciones o parecidas. Ya estamos preparados.
A medio día, las contracciones empiezan a ser fuertes, concretamente una muy fuerte y sale un trocito de endometrio, y otra muy fuerte y ahí está, se escurre por el váter, lo recojo, lo tengo en la mano, es una bolita como una aceituna, se ve dentro el embrioncito perfectamente, tenía manos y piernas, y unos ojos enormes. Qué tristeza, qué pena, no quiero soltarlo, mi niño, nuestro niño… Qué guapo era, y qué listo, cómo supo que tenía que salir y cuándo era el mejor momento, el fin de semana, con toda la tranquilidad… era algo más pequeño que lo que habíamos calculado, por lo que es posible que llevara unos días esperando el momento. Nos hemos librado de un legrado seguro. Otra contracción y otro trozo de endometrio. Te volvemos a llamar, ya está…, bueno, estad tranquilos, el lunes haremos una eco para ver que está todo bien. Estamos encantados de haber podido contar contigo.
El resto de la tarde tranquilos, llorosos, abrazados, tristes, llamando a las personas a las que habíamos contado la noticia para contarles esto otro, muchos ánimos. Cosimos una bolsita de tela con su nombre y lo metimos ahí.
Esperemos que no haya quedado nada… bueno, por si acaso haremos una eco el lunes. Por la noche, al acostarme, otro dolor, qué raro, será normal? Al rato, en el baño, otro trozo de endometrio grande, ups… faltaba este… ya sí que fue el último.
El domingo, con la resaca, decidimos irnos con él, a ponerlo en lo más alto de una montaña. Coche a la barranca, empezamos a subir, estoy bien, no sé si debería hacer este esfuerzo pero siento que quiero hacerlo, hay algo que me da fuerzas y seguridad, lo quiero hacer. Nos sentimos muy unidos, y muy seguros. La subida es una paliza, comemos en el collado y terminamos el último trecho llorando. Buscamos un sitio que nos gusta, se ve Madrid, Segovia y Cercedilla, y las carreteras de la Coruña y de Colmenar, que tanto recorremos. Hemos podido despedirnos de él, nos duele imaginar cómo habría acabado todo en unas urgencias. Cómo estaría yo hoy después de un legrado, seguramente no hubiera podido subir a la Maliciosa. Todo esto ha sido muy triste, pero hay que reconocer que hemos tenido las condiciones perfectas para que ocurriera de la mejor manera. Y hemos contado con el apoyo que hemos necesitado, ni más, ni menos.
Los días siguientes, sangrado como una regla, ya sin dolor, casi una semana. La gente nos pregunta y nos anima. Nadie se imaginaba que podía ocurrir algo así sin ir a urgencias. Que hubiera podido subirme una montaña al día siguiente. El lunes me lo doy libre, estoy hecha polvo físicamente después de todo, el martes ya tengo ganas de ir a trabajar. La ecografía del lunes dice que todo bien, fuera preocupaciones. Otra vez, gracias Emilio por hacérnoslo tan fácil…
Todo el mes siguiente ha sido bastante movido. El disgusto, la tristeza, el chute de hormonas, la autoestima regular, darle vueltas a todo lo que ha pasado… La regla siguiente, normal. Justo un mes después, se ha llevado gran parte del estado de alteración emocional. Menos mal, ya creía que estaba volviéndome loca…
Nos dijiste que entonces ya podríamos volver a intentarlo y tenemos ganas, así que adelante, no sabemos qué pasará… Lo que sí sabemos es que nada en esta vida es seguro aunque ya creas que lo tienes, que queremos tener hijos, ahora más que nunca, que se nos ha quitado el miedo al parto en casa después de esto, y que queremos vivir el embarazo y el parto de una manera y no de otra. Gracias por todo, un beso.