viernes, 17 de mayo de 2013

Gracias Diego por estos 25 meses


Han sido 25 meses maravillosos, Diego... inmejorables...
Han sido 25 meses compartiéndonos, disfrutándonos, sabiéndonos cómplices, mirándonos enamorados, encontrándonos en cada momento difícil para relajarnos, sabiéndonos en nuestra burbuja particular, donde no cabía nadie más...



Ha llegado nuestro momento. Y es bonito y triste a la vez... Triste porque se acaba esto tan maravilloso que nos ha unido tanto todo este tiempo. Bonito, porque la vida sigue y tú creces y yo cada día te quiero más si es que es posible...



Hoy siento que te haces mayor, pero estoy contenta y tranquila. Un poquito triste, sí, porque acaba una etapa preciosa... Pero empieza otra y seguimos juntos, de otra manera, y sigo aprendiendo contigo cada día... Te quiero muchísimo Diego, eres una personita maravillosa... me siento orgullosa de que me hayas elegido para ser tu madre.

Gracias Diego mi amor...

jueves, 9 de mayo de 2013

La madriguera: otra maternidad para un cambio global


Quiero presentaros nuestro nuevo proyecto: www.lamadriguera.com.es... Después de un tiempo dandole vueltas, por fin, ha tomado forma. El genial rubenanimator nos ha hecho esta preciosidad de logo:



Porqué La madriguera? Porque creemos que hace falta más cuidado, más empatía, más responsabilidad, más consciencia, más amor hacia todas las personas y hacia todo lo que nos rodea.

Y porque creemos que ese cuidado es necesario desde el principio, hacemos nuestra la frase de Michel Odent: "para cambiar el mundo, primero hay que cambiar la forma de nacer". Porque en cada nacimiento un nuevo ser viene al mundo, y debemos recibirlo con el amor y respeto que se merece.

Y más aún, cuidemos a las mujeres, que gestarán y parirán a esas criaturas para que se sientan libres y empoderadas y capaces de esa gran tarea. Permitamos que sus embarazos sean conscientes y sus partos respetados. Y no les separemos, se necesitan mutuamente para que se de el vínculo de amor entre ellos.

Cuidemos también a esos niños, dejemos que sean niños y respetemos su ritmo evolutivo, sus inquietudes, sus intereses, sus necesidades físicas, emocionales y espirituales, protejamos su alegría y sus ganas de aprender.





Cuidemos el entorno en el que vivimos, en el que vivirán. La tierra no es un legado de nuestros padres sino un préstamo de nuestros hijos. Seamos responsables, seamos conscientes de nuestras acciones, también las indirectas. Cada cosa que hacemos, que compramos, repercute a otros...

Cuidemos nuestra salud, nuestra alimentación, no nos creamos todo lo que nos venden. Recuperemos la conexión con nuestro cuerpo, no esperemos a que otros nos digan cómo nos sentimos, o qué tenemos que tomar para sentirnos bien. Valoremos qué intención mueve a cada información que nos llega.

Abramos los ojos, sólo así podremos ver qué está pasando, y sólo así podremos elegir salir de esta rueda loca y empezar a construir un mundo distinto.


Así que nada, pasad y poneos cómodos...
Os dejo también la página de facebook.

.